Apple WatchAnálisis, Características, Opiniones y Precios

  • Watch foto 0
  • Watch foto 1
  • Watch foto 2
  • Watch foto 3
  • Watch foto 4
  • Watch foto 5
  • Watch foto 6
-00.10.20.30.40.50.60.70.80.911.11.21.31.41.51.61.71.81.922.12.22.32.42.52.62.72.82.93.03.13.23.33.43.53.63.73.83.94.04.14.24.34.44.54.64.74.84.95.0 5.15.25.35.45.55.65.75.85.96.16.16.26.36.46.56.66.76.86.977.17.27.37.47.57.67.77.87.988.18.28.38.48.58.68.78.88.99.09.19.29.39.49.59.69.79.89.910
Nuestra valoración
¿Cómo valoramos?
-00.10.20.30.40.50.60.70.80.911.11.21.31.41.51.61.71.81.922.12.22.32.42.52.62.72.82.93.03.13.23.33.43.53.63.73.83.94.04.14.24.34.44.54.64.74.84.95.0 5.15.25.35.45.55.65.75.85.96.16.16.26.36.46.56.66.76.86.977.17.27.37.47.57.67.77.87.988.18.28.38.48.58.68.78.88.99.09.19.29.39.49.59.69.79.89.910
Opiniones usuarios
1 opiniones
-00.10.20.30.40.50.60.70.80.911.11.21.31.41.51.61.71.81.922.12.22.32.42.52.62.72.82.93.03.13.23.33.43.53.63.73.83.94.04.14.24.34.44.54.64.74.84.95.0 5.15.25.35.45.55.65.75.85.96.16.16.26.36.46.56.66.76.86.977.17.27.37.47.57.67.77.87.988.18.28.38.48.58.68.78.88.99.09.19.29.39.49.59.69.79.89.910
Otros análisis
5 opiniones

Nuestra valoración

7.8

Opiniones usuarios

1.0

Otros análisis

8.0
  • Resumen
  • opiniones
  • Expertos
  • Specs
  • Creada por Fran Rodríguez Quiñones / Actualizado el 03 de noviembre de 2015

    Lo mejor: Calidad de construcción espectacular. El diseño se puede personalizar hasta el extremo. Pantalla de gran calidad. Interfaz sencilla, intuitiva e ingeniosa. Aplicaciones nativas muy bien concebidas. Fantástica monitorización constante de actividad. Sensor de ritmo cardiaco. Siri está integrado de manera excelente. 2GB de capacidad para música.

    Lo peor: Es “caro”, “muy caro” o “tremendamente caro” (según la versión que escojas). Las aplicaciones de terceros no son, en la mayoría de los casos, gran cosa, y funcionan con lentitud. La batería sólo aguanta poco más de 1 día. En exteriores, la pantalla refleja algo más de lo que nos gustaría. No incorpora GPS integrado. Depende del iPhone para casi todo.

    Conclusión: El Apple Watch aún no es el smartwatch, pero se trata, sin duda, del reloj inteligente que más se acerca a esa consideración.

  • 1.0
    1.0
    kkkk 29-02-2016 es caro y malo. no merece la pena comprarlo hasta que no lo evolucionen mas
  • 7.9
    7.9
    Engadget 30 de abril de 2015

    “El Apple Watch es el smartwatch más atractivo del mercado, pero estamos hablando más de un símbolo de estatus que de un wearable revolucionario. Muchas de las características del reloj pueden ser categorizadas como ‘interesantes’ (en los mejores casos) o como ‘superfluas’ (en los peores). Por lo tanto, si no estás enamorado del aspecto del Watch, probablemente no te merezca la pena comprar uno”.

    ?
    ?
    Gizmodo 25 de junio de 2015

    A los editores de Gizmodo les ha gustado el diseño y la precisión del Apple Watch, aunque critican la lentitud de las apps de terceros y la limitada autonomía del reloj.

    9.0
    9.0
    Hipertextual 26 de junio de 2015

    En el análisis de Hipertextual, el editor se centra en contar lo especial que resulta el Apple Watch, al situarse a caballo entre el segmento de los relojes tradicionales y el de los dispositivos tecnológicos, y explica a la perfección las sensaciones que transmite este gadget. Obviamente, con una valoración de 9 sobre 10, queda claro que el smartwatch le ha encantado.

    7.9
    7.9
    Xataka 02 de julio de 2015

    En Xataka consideran que el Apple Watch es una muy buena primera generación para un producto tan complejo como éste, alabando su calidad de construcción y las aplicaciones nativas que trae, pero critican lo verde que está su sistema operativo y el excesivo precio que presenta.

    7.0
    7.0
    TechRadar 10 de agosto de 2015

    “El Apple Watch es bueno, pero encajará, más que nada, en las muñecas de los early adopters y de los habituales clientes de boutiques. Es muy práctico, pero exige una curva de aprendizaje que se debe superar y tiene un precio que no resulta apto para todos los bolsillos”.

  • Dimensiones 38,6 x 33,3 x 10,5 mm (1,32”) o 42 x 35,9 x 10 mm (1,50”)
    Peso 23 g | 69 g
    Tamaño de pantalla 1,32
    Tipo de pantalla AMOLED
    Resolución de pantalla 340 x 272 (1,32”, 290ppp) o 390 x 312 (1,50”, 302ppp)
    Procesador Apple S1, 520 MHz
    Memoria RAM 512 MB
    Capacidad de almacenamiento 8 GB
    Autonomía (uso intenso) 1 días
    Sistema operativo watchOS
    Compatibilidad iPhone 5 o superior (con iOS 8.2 o superior)
    Conectividad y sensores Bluetooth 4.0, acelerómetro, giroscopio, sensor de luz ambiental, sensor de ritmo cardiaco
    Resistencia al agua Resistente a lluvia y salpicaduras, pero no es sumergible
    Formato de correa Propio de la marca

Apple WatchAnálisis en Profundidad

El Apple Watch es el reloj inteligente que ha llegado para cambiar las reglas del juego. En una industria aún muy verde, como es la de los smartwatches, la compañía de la manzana ha realizado una apuesta muy fuerte por este dispositivo, al que quiere convertir en el compañero inseparable del iPhone. Y de momento la apuesta no le ha salido mal: en sólo 3 meses, el Apple Watch ha logrado hacerse… ¡nada menos que con una cuota de mercado del 75%!

La verdad es que estamos hablando de un gadget muy especial, uno de esos que logra despertar pasiones y animadversión por partes iguales. En ValorTop somos más moderados y, si bien consideramos que este es el mejor smartwatch del mercado a día de hoy, también pensamos que Apple aún debe mejorar mucho su dispositivo si quiere que se convierta en un objeto de deseo absolutamente irresistible. ¡Veamos por qué!

Diseño

Gustará más o menos. Habrá quien prefiera relojes de corte más tradicional, con formas redondas (al estilo del LG Watch Urbane o del Motorola Moto 360) en vez de cuadradas o rectangulares. Dirán que es precioso. Dirán que es horrible. Hablarán, escribirán, elogiarán y criticarán. Pero una cosa es evidente: el diseño de este smartwatch posee la más pura esencia de Apple, fácilmente reconocible en el aspecto (moderno y minimalista) y en la altísima calidad de construcción del producto. La compañía de la manzana, además, afirma que este es su dispositivo más personal. Y la verdad es que, teniendo en cuenta que se puede elegir entre 2 tamaños, 3 distintos tipos de material para la caja del reloj y decenas de correas… hay que admitir que la cantidad de combinaciones resultante, desde luego, permite personalizar al máximo el smartwatch.


No obstante, escojamos la versión que escojamos, hay cosas que no cambiarán. El Apple Watch es cuadrado (o, siendo más preciso, ligeramente rectangular), pero las curvas están presentes en los bordes y en la unión de la pantalla con el resto del reloj. En el área derecha encontramos un botón, desde el que se puede acceder a nuestros contactos favoritos (a los que se puede llamar o enviar un mensaje desde el propio smartwatch) y, pulsando dos veces, al servicio Apple Pay (aún no disponible en España ni en Latinoamérica en el momento de escribir estas líneas); y justo encima de ese botón, se halla una corona, al estilo de los relojes de toda la vida, aunque con una función muy diferente: hacer zoom (girando la rueda), volver a la pantalla principal del Watch (con una pulsación) y activar Siri (dejando el dedo pulsado).

Las dimensiones del dispositivo son, en los dos tamaños disponibles, suficientemente moderadas como para que lo llevemos y manejemos con comodidad: 38,6 x 33,3 x 10,5 mm en la versión de 1,32 pulgadas y 42 x 35,9 x 10 mm en la de 1,50. Quizás podría ser más fino (el Garmin Vivoactive, por ejemplo, sólo tiene 8 mm de grosor), pero la verdad es que el Apple Watch se siente muy bien en la muñeca. A eso ayuda un moderado peso que, en la edición “Sport”, es de tan sólo 25 gramos (el smartwatch más ligero del mercado a día de hoy), y que incluso en el modelo premium fabricado en oro no se dispara más allá de los 69 gramos.

Como decíamos unas líneas más arriba, Apple ofrece su Watch fabricado en 3 materiales diferentes. Huelga decir que, en todos los casos, la calidad de éstos resulta excelente. Veamos cuáles son las diferencias entre estas 3 versiones y sus precios oficiales:

  • Apple Watch Sport: Caja de aluminio anodizado (plata o gris oscura), pantalla de vidrio Ion-X y correa de fluoroelastómero -goma- (5 colores distintos a elegir). La versión de 1,32” cuesta 419€, y la de 1,50” tiene un precio de 469€.
  • Apple Watch (a secas): Caja de acero inoxidable (plata o gris oscura), pantalla en cristal de zafiro y correa de fluoroelastómero, cuero o metal en diversos colores. En total existen 20 combinaciones diferentes, con precios que oscilan entre los 669€ y los 1.269€ (según el tamaño de caja y el tipo de correa).
  • Apple Watch Edition: Caja de oro de 18 quilates (dorado o rosado), pantalla en cristal de zafiro y correa con cierre o hebilla fabricado, también, con oro. Existen 8 combinaciones diferentes, con precios que van desde 11.200€ hasta 18.400€ (según el tamaño de caja y el tipo de correa).

Como puedes ver, estamos hablando de un dispositivo que parte, en su versión más básica, del calificativo “caro”, llegando al “muy caro” en los modelos intermedios y alcanzando el “prohibitivo” en los fabricados con oro. Y es que Apple no pretende vender su Watch como un gadget más, sino más bien competir, además de en el sector tecnológico, en el segmento de los relojes tradicionales, convertir su smartwatch en un artículo que refleje estatus, personalidad y gusto por la moda mientras ofrece una funcionalidad superior a la del resto de relojes inteligentes del mercado. Eso es lo que quiere la compañía de la manzana, y por eso ha puesto una especial atención en el apartado del diseño, con tantísimas opciones de personalización. Que se trate de algo bueno o malo depende, obviamente, de cada usuario, pero resulta evidente que no estamos hablando de un dispositivo para todo el mundo, ya que muchos no estarán dispuestos a aflojar la cartera al nivel de lo que piden los de Cupertino.

Las correas, por cierto, utilizan un sistema propio de la marca, por lo que, en el caso de que desees cambiarla, habrás de pasarte de nuevo por la tienda Apple y hacerte con alguna de las muchas que ofrecen. Como te puedes imaginar, no son nada baratas, aunque es de esperar que en un futuro existan otros fabricantes que ofrezcan más variedad y, seguramente, correas con precios más bajos.

Pantalla

No puede ser de otra manera: un dispositivo de lujo como es el Apple Watch ha de venir acompañado de una pantalla de lujo. Y, obviamente, así es. Disponible, como hemos comentado unos párrafos más arriba, en dos tamaños diferentes (1,32 y 1,50 pulgadas), en este reloj verás absolutamente todo con una nitidez espectacular, incluso los textos más pequeños. La resolución es de 340 x 272 (290ppp) en la versión de 1,32” y de 390 x 312 (302ppp) en la de 1,50”, por lo que dudamos que eches de menos más píxeles en algún momento.


Pero la pantalla AMOLED del Apple Watch no sólo destaca por su nitidez, sino que ofrece, asimismo, excelentes niveles de brillo y de contraste, así como colores vivos, intensos, fantásticamente reproducidos. También estamos hablando de una pantalla muy resistente, tanto en la versión con vidrio Ion-X como en la de zafiro (esta última lo es aún más), y a la que lo único que le podemos reprochar, por ponerle un pero, es un rendimiento en exteriores que podría haber sido mejor (se hubiera agradecido que el cristal reflejase un poquito menos, la verdad), aunque no es que éste resulte malo: simplemente, no es de matrícula de honor.

Lo que sí es de matrícula de honor es la respuesta al tacto de la pantalla. Apple ha utilizado en su Watch la tecnología “Force Touch”, gracias a la cual el reloj distingue la intensidad con la que pulsas la pantalla, reaccionando de maneras diferentes si se trata de un simple “toque” o de una presión. Además, la curvatura de los bordes no sólo tiene un objetivo estético, sino que aumenta la comodidad de uso y la precisión cuando se realizan desplazamientos desde alguno de los extremos. Vamos, que resulta toda una delicia manejar el Apple Watch con nuestros dedos. Gran trabajo el de los de Cupertino en ese aspecto.

Compatibilidad y características

Técnicamente, las especificaciones del Apple Watch no son las más avanzadas del segmento de los relojes inteligentes. El procesador S1 que incluye es de 520 MHz, mientras que la memoria RAM alcanza los 512 MB. Hay smartwatches que tienen CPUs el doble de rápidas (por ejemplo, el LG Watch Urbane o el Samsung Gear S, que montan un Snapdragon 400 de 1 y 1,2 GHz respectivamente), pero, como ocurre también en el mundo de los smartphones (donde el iPhone, habitualmente, tiene peores especificaciones técnicas que sus rivales más directos), esto no es algo que se vea reflejado en el rendimiento del dispositivo, que funciona con tanta fluidez como el que más. El Watch viene provisto, asimismo, de 8GB de almacenamiento, 2 de los cuales pueden ser utilizados para almacenar música, y sólo es compatible con los smartphones de Apple (iPhone 5 y posteriores).

Si quieres mirar la hora (algo que, no lo olvidemos, no deja de ser la función principal de un reloj), sólo tendrás que girar la muñeca y la pantalla se activará automáticamente, mostrando la watchface (es decir, la carátula de reloj) que hayamos elegido. La detección del gesto funciona realmente bien, mucho mejor que lo que habíamos visto en otros smartwatches, que a veces se vuelven un poco locos y no saben cuándo de veras estás tratando de consultar la hora. Existen, por cierto, 10 watchfaces diferentes a día de hoy para el Apple Watch, aunque es de esperar que la compañía de la manzana las vaya aumentando para así poder personalizar aún más el dispositivo; en algunas sólo se ve la hora, mientras que otras muestran también otros datos, como la fecha, batería restante, hora de la alarma, información meteorológica, etc.

No esperes, por otra parte, darte un chapuzón con el Apple Watch en tu muñeca. O, bueno, al menos no esperes hacerlo y que éste sobreviva, ya que es resistente a la lluvia y a las salpicaduras, pero no sumergible. Un punto a mejorar por los de Cupertino para siguientes versiones, sin duda. Lo que sí ha incluido la compañía de la manzana en su reloj son sensores de todo tipo: acelerómetro, giroscopio, de luz ambiental, de ritmo cardiaco… Echamos de menos, no obstante, un GPS integrado, algo que hubiera sido realmente útil para rastrear nuestra actividad si queremos salir a hacer deporte sin cargar con el iPhone.

Interfaz y software

El Apple Watch incorpora, como era de esperar, un sistema operativo propio, diseñado especialmente para el dispositivo. watchOS (que así se llama) presenta las aplicaciones de una manera muy distinta a todo lo que habíamos visto antes, al colocar sus iconos, redondos, en forma de panal. Con el dedo nos podemos desplazar a través de dichos iconos, mientras que para hacer zoom hay que utilizar la corona del reloj. Se trata de una solución muy ingeniosa, que facilita la navegación considerablemente.


Por supuesto, tú decidirás qué notificaciones te llegan al reloj y cuáles no, cuando emparejes tus dispositivos (iPhone y Watch) y los configures. Éstas se muestran de manera distinta a lo que estamos acostumbrados a ver en los relojes Android Wear: en el Apple Watch, cuando recibimos una notificación, la pantalla no se activa, sino que el dispositivo nos avisa, únicamente, con una vibración. Posteriormente, cuando giramos la muñeca, la pantalla sí que se enciende y es entonces cuando nos muestra la información, que siempre recibiremos al nivel que nosotros hayamos elegido al configurar el reloj (para los mensajes, por ejemplo, podemos escoger si ver, directamente, parte del mensaje en sí o sólo el remitente), por lo que podemos hacer que el smartwatch sea totalmente discreto. En el caso de que se acumulen varias notificaciones, aparecerá un punto rojo en la parte superior de la pantalla; pulsándolo, éstas se desplegarán, y podremos navegar por ellas, leerlas, borrarlas o responderlas.

La interacción que permite cada notificación dependerá de la aplicación en sí: por ejemplo, WhatsApp sólo te muestra los mensajes que lleguen, pero no te deja responderlos desde el reloj, mientras que en Telegram, Mail o la app de mensajes nativa de Apple sí que podrás dictar tu respuesta con la voz y enviarla sin tener que tocar el teléfono en ningún momento. Suponemos que las aplicaciones se irán optimizando cada vez más para el smartwatch y permitirán, con el tiempo, cada vez mayor interacción.

Y es que las diferencias entre cómo funcionan unas y otras aplicaciones son, con esta primera versión de watchOS, abismales. Las nativas (Correo, Calendario, Mapas, Fotos, Passbook, Música, etcétera) van realmente bien, pero con todas las que instalemos nosotros posteriormente, tendremos un problema: éstas funcionarán, realmente, en el iPhone, siendo transmitidas al reloj vía Bluetooth, circunstancia que ralentiza considerablemente su fluidez. Debido a esto, sólo hay unas pocas que estén de verdad logradas (Telegram o Nike+, por ejemplo, son algunas de ellas), siendo la mayoría más lentas que el caballo del malo. Esta afirmación queda especialmente patente en lo que Apple denomina “vistazos”.

Un vistazo es una “píldora” de información concentrada, que puede ser ofrecida tanto por aplicaciones o servicios de la propia Apple como por apps de terceros. Para acceder a los mencionados vistazos, sólo hay que deslizar el dedo por la pantalla de abajo a arriba, y ahí encontraremos desde nuestra agenda y tareas pendientes hasta una medición puntual de nuestro ritmo cardiaco, pasando por la previsión meteorológica o la cotización de la bolsa, por ejemplo. Se trata de un concepto muy interesante, ya que puedes configurar los vistazos a tu gusto y así tener totalmente a mano la información que prefieras. El problema es que, mientras que la info que ofrecen las aplicaciones nativas carga de manera prácticamente instantánea, la que proporcionan las apps de terceros puede tardar varios segundos en actualizarse, perdiéndose así el dinamismo que una función como ésta requiere.

Nota importante: En esta review, el sistema operativo del que te hablamos es watchOS 1, vigente en el momento de realizar el análisis. Recientemente, la compañía de la manzana ha lanzado watchOS 2, sistema que ya se puede descargar para el Apple Watch y que soluciona buena parte de los problemas enumerados en las líneas anteriores. Puedes consultar las mejoras que ha traído consigo watchOS 2 en este artículo de nuestro blog.

Pequeños problemas (o grandes, según se mire) muy habituales en una primera generación de un producto, pero que también van acompañados, seamos justos, de características que funcionan la mar de bien. Siri, por ejemplo, va prácticamente a la perfección: para activarlo no tienes más que dejar pulsada la corona del reloj o (aún mejor) simplemente decir “Oye Siri”, y acto seguido podrás dictar con tu voz lo que desees. El reconocimiento de voz es fantástico y entiende prácticamente siempre lo que estás dictando, por lo que su integración en el Apple Watch resulta excelente. Y la vibración del reloj es, simplemente, espectacular: en vez de vibrar de la manera que estamos acostumbrados, el dispositivo te da, más bien, un “toque” sobre la piel, que además puede realizarse en diferentes lugares. La función no podría ir mejor, y algunas aplicaciones la utilizan de forma brillante: por ejemplo, si estamos utilizando “Mapas”, el reloj nos irá indicando con los mencionados “toques” la dirección que tenemos que tomar. Si sentimos una pulsación en la zona derecha de la muñeca, hacia ese lugar hay que girar, mientras que, en el caso de que debamos dirigirnos a la izquierda, será en esa área donde el reloj nos dé el toque.


La seguridad también es un apartado que Apple ha trabajado muy bien con su Watch; cuando te pones el reloj, éste te puede pedir un código de acceso (si así lo configuras, evidentemente) y, posteriormente, el propio dispositivo, gracias a su sensor de ritmo cardiaco, notará si sigues llevándolo en tu muñeca o si, por el contrario, te lo has quitado. Mientras lo lleves puesto no te volverá a pedir dicho código, por lo que podrás usar el reloj con total comodidad, pero, en cuanto te lo quites, el Watch detectará que ya no lo llevas y pedirá el código a cualquiera que lo intente usar.

Y por supuesto no podemos dejar de hablar del apartado de la salud, en el que Apple ha puesto mucha atención al concebir su Watch. Gracias a sus sensores, el reloj monitoriza constantemente tu actividad, contando, por ejemplo, desde las veces que te has levantado del sofá hasta los pasos que has dado. De esta forma, el dispositivo te va marcando objetivos para ayudarte a llevar una vida más activa, y te motiva mostrándote los minutos que has estado caminando, el tiempo que –en cambio– has pasado sentado o tumbado, las calorías quemadas, etc. Y, cuando realices alguna actividad más intensa (como, por ejemplo, salir a correr), también puedes activar el pulsómetro y tener tu ritmo cardiaco bajo control. Una pena que el reloj no incorpore GPS integrado… nos hubiera encantado salir a correr con él y rastrear nuestro recorrido sin necesidad de sacar de paseo, junto con el Watch, nuestro iPhone.

Autonomía

Aquí no nos andaremos con paños calientes: la autonomía del Apple Watch es pobre. Algunos dirían, de hecho, que muy pobre. Probablemente estemos cayendo en el error de pensar en la duración de la pila de un reloj tradicional (meses), quizás aún tenemos que cambiar el chip al “modo smartwatch”, pero el hecho es que el Apple Watch debe pasar por el enchufe cada noche. Porque 2 días, con un uso normal, no te los aguanta.

El cargador es de inducción magnética y propio de Apple, por lo que, si viajas, no te quedará más remedio que llevarte varios cargadores (el de tu móvil no servirá para el reloj y viceversa). La carga, al menos, se realiza de manera relativamente rápida, pudiendo pasar del 0 al 80% en 1 hora y media y llegar al 100% en una hora más. La verdad es que la pregunta: “¿Cuánto debería durar la batería de un smartwatch?”, aún no ha tenido una respuesta clara; para Apple (y también para otros fabricantes) está claro que un día; para Pebble, sin embargo, hasta una semana. A nosotros, qué queréis que os digamos… nos gusta más eso de “una semana”.

¿Debería comprar el Apple Watch?

Apple afirma que “el Watch es nuestro dispositivo más personal”. Y no le falta razón. Como tal, la respuesta a la pregunta que encabeza este apartado resulta, también, muy, pero que muy personal. Y es que, sí, es evidente que se trata de un juguetito tremendamente atractivo, y que, a pesar de sus defectos, estamos hablando del mejor smartwatch del mercado a día de hoy (o, al menos, el que más se acerca a lo que debería ser un smartwatch). Pero el segmento de los relojes inteligentes sigue estando muy verde, y la apuesta de los de Cupertino, aparte de no suponer ninguna excepción a esa regla, viene a un precio muy, pero que muy alto.

Nuestra opinión personal es que aún no ha aparecido una propuesta que nos convenza de que tenemos que hacernos con un smartwatch. Pero el Apple Watch se acerca peligrosamente a ello. Más que ningún otro dispositivo. Y, la verdad, creemos que la mayoría de los usuarios que se lo compren estarán encantados con él. Así que… ¡de ti depende!

Continúa leyendo...

Tu valoración sobre Apple Watch