OLED vs LED vs LCD vs Plasma. ¿Qué es mejor?

Actualizado el agosto 07 2015 | Tiempo de lectura: 7 min

OLED vs LED vs LCD vs Plasma. ¿Qué es mejor?

Las tecnologías seguidas a la hora de fabricar televisores digitales han crecido a un vertiginoso ritmo en los últimos años y la cantidad de nombres que se les han otorgado convierten a éste en un campo confuso. Entre todas, OLED, LED, LCD y plasma son las más populares y las que, entre sí, se disputan el dominio del mercado. Pese a que todas ellas están divididas en celdas denominadas píxeles, su funcionamiento es muy diferente. ¿En qué consiste, por tanto, cada uno de estos sistemas?

En primer lugar, la tecnología OLED (diodo orgánico de emisión de luz) es la más novedosa y la bautizada como “la televisión del futuro”, debido a su menor grosor y a su capacidad de mostrar más negros puros y, con ello, un contraste infinito. Esto último se produce porque los aparatos OLED no necesitan una fuente trasera de iluminación, sino que sus diodos orgánicos, que contienen carbono, están formados por píxeles independientes que son capaces de emitir luz por sí mismos al recibir electricidad. Además de ésto, algunas marcas han añadido un subpíxel blanco a los colores que conforman cada píxel (rojo, verde y azul), para ampliar la gama cromática y proporcionar una imagen más real.

A estos aspectos positivos se unen otros como la velocidad de respuesta, que hace que estos aparatos sean más rápidos que los televisores LED generando la imagen, evitándose así el efecto ghosting, y su excepcional uniformidad de pantalla, gracias a la que se eliminan problemas como el banding y el clouding. Asimismo, cabe destacar la amplitud de sus ángulos de visión, que permite que los colores de la imagen permanezcan inalterables independientemente de la posición desde la que miremos la pantalla.

Junto a las ventajas comentadas, también, como es lógico, encontramos inconvenientes en el OLED. La principal barrera es económica, ya que su precio resulta todavía muy elevado, porque su proceso de fabricación es más costoso, lo que, al mismo tiempo, se traduce en menos cantidad de stock en el mercado. Además, es una tecnología que no ha madurado del todo y, por consiguiente, a veces presenta problemas como imágenes quemadas o un tiempo de vida más corto que el LED, inconvenientes que en el futuro deberán solventarse.

Por otro lado, tenemos el LCD, conocido también como pantalla de cristal líquido, dado que estos vidrios se colocan entre filtros polarizados que ayudan a convertir ese cristal líquido, donde se encuentran los píxeles, en opaco o translúcido cuando es estimulado por la electricidad. Este tipo de televisores no son capaces de generar luz propia y, por ello, poseen tubos fluorescentes de cátodo frío que producen la retroiluminación necesaria. Las pantallas LCD originan menos calor al ser utilizadas, son muy ligeras, poseen bastante brillo, reflejan menos que el plasma y resultan más económicas y fáciles de fabricar. No obstante, el manejo de los negros no es óptimo por la necesidad de retroiluminación; se observan problemas de uniformidad de pantalla, que pueden generar clouding o banding, y los colores varían según el ángulo de visión.

Dentro del LCD se encuentra la tecnología LED, que tiene el mismo funcionamiento, pero donde la fuente luminosa de tubos fluorescentes es reemplazada por los diodos emisores de luz o leds. Esta sustitución se traduce en una mayor eficiencia energética, ya que se necesita menor electricidad, y permite la fabricación de televisores más finos.

Finalmente, las televisiones de plasma cuentan con unos paneles de cristal recubiertos con sustancias fosforescentes y divididos en celdas que contienen gases nobles. Estos gases, al ser estimulados con electricidad, emiten partículas que entran en contacto con las sustancias del cristal para iluminarse y crear la imagen. Esta tecnología, que está en desuso por la caída de su demanda, genera las imágenes con un tiempo de respuesta inmediato, presenta buenos ángulos de visión y tiene una importante luminosidad y riqueza de colores gracias a la existencia de negros profundos, al ser éstos televisores iluminados por sí mismos, pero supone un mayor consumo de electricidad y puede llegar a ocasionar imagen quemada con el paso del tiempo. En conclusión, y pese a las dudas existentes, y a su elevado precio, la tecnología OLED parece implantarse como la más óptimapara los televisores, puesto que consume menos energía y permite disfrutar de una imagen más real, de mayor calidad y con mejor contraste.

300.000 personas son víctimas de piratas informáticos cada día

¿Estás portegido?

Mejores Antivirus 2019

Protege tu vida digital para poder disfrutar de ella

Mejores VPN 2019

Navega anónimamente y desbloquea contenidos

Mejores Hosting Barato 2019

Crea el sitio web perfecto fácil, seguro y rápido

300.000 personas son víctimas de piratas informáticos cada día

¿Has protegido tu vida digital?