¿Qué es el HDR? ¿Cómo funciona?

Actualizado el abril 8 2015 | Tiempo de lectura: 7 min

¿Qué es el HDR? ¿Cómo funciona?

El alto rango dinámico (HDR, por sus siglas en inglés) es una técnica para producir, tratar y procesar las imágenes que hagas con tu cámara. Sin embargo, antes de entrar en materia, deberíamos averiguar qué es eso del rango dinámico. En una fotografía, éste hace referencia a la relación que existe entre la zona más luminosa y la más oscura de la instantánea. Es decir, un parámetro encargado de vincular los diferentes puntos de luz.

Sabido esto, el HDR es aquella práctica que permite un mejor rango dinámico entre las zonas más claras y las más oscuras. En consecuencia, haciendo uso de esta técnica, que busca abarcar el mayor número de niveles de luz de toda la imagen, logramos que las fotografías sean más reales, más profesionales y de mayor calidad.

A modo de ejemplo, si nos encontramos ante una instantánea que muestra un cielo con mucha luz al tiempo que las esquinas inferiores son muy oscuras, debemos equilibrar la imagen para evitar quemados en la parte superior si damos prioridad a la inferior, o bien huir de zonas muy negras si priorizamos el cielo. En este sentido, haremos uso de la técnica HDR para que todas las zonas de la fotografía sean similares en cuanto a luz y exposición, independientemente de que unas hayan salido mucho más oscuras que otras.

Esta técnica, por tanto, sirve para huir de imágenes sobreexpuestas o subexpuestas y, de este modo, buscar la exposición correcta. Ello se logra, generalmente, en la postproducción de la foto, aunque ésta haya sido capturada con niveles luminosos dispares, obteniendo, al aplicar el HDR, un mayor detalle en toda la toma. No obstante, existen cámaras (y hasta smartphones) que han incorporado esta práctica en sus dispositivos para lograr el efecto ya directamente.

Los antecedentes del HDR se remontan a 1850, cuando Gustave Le Gray utilizó distintas exposiciones de luz para renderizar vistas marinas y mostrar a la vez el mar y el cielo. No obstante, no es hasta los años 30 y 40 cuando surge originalmente la técnica HDR para imágenes. Posteriormente, la tecnología fue evolucionando, en especial a raíz de la aparición de programas de tratamiento de imagen, como Photoshop, e integrándose en las cámaras de fotos. De hecho, su evolución ha sido tal, que desde hace varios años podemos disfrutar del HDR en las cámaras de nuestros smartphones.

¿Cómo funciona el HDR?

La función del alto rango dinámico se centra en mezclar varias fotos con distintas exposiciones tomadas sobre una misma imagen. Por tanto, resulta recomendable que se utilice un trípode si queremos hacer uso de este modo a nivel profesional, ya que es muy importante que la cámara permanezca inmóvil, y con una misma apertura del obturador.

Una vez colocados, se capturan tres imágenes de esa misma toma, pero con distintas exposiciones de luz (una más clara, otra más oscura y otra intermedia). Posteriormente, se mezclan esas tres fotografías, cogiendo de cada una la mejor parte, hasta obtener la imagen final, en la que habrá un equilibrio entre las zonas más oscuras y las más claras de manera que se pueden observar todas ellas con un buen grado de realismo.

Antes, este procedimiento se hacía manualmente, con un proceso de postproducción que requería de programas de edición especiales. Sin embargo, tanto los smartphones como las cámaras de última generación, incorporan una opción de disparo HDR, que hace tres fotos con diversas exposiciones para luego mezclarlas automáticamente.

¿Cuándo se puede usar el HDR?

Si bien es cierto que la técnica HDR da lugar a unas fotos de muy buena calidad, no siempre es recomendable hacer uso de ella, pues en ocasiones puede generar imágenes demasiado artificiales. Frente a tal hecho, esta práctica debe usarse cuando exista una diferencia significativa de luz entre unas zonas y otras. Éste es el caso de los paisajes, donde hay mucho contraste entre el cielo y el resto de elementos; los retratos con exceso de luz solar, en los que puede haber mucha diferencia entre sombras y altos brillos; y las escenas con escasa luz o luz indirecta. Cuando no existe esa diferencia de luz, no es recomendable emplear esta técnica, es decir, mejor evitarla para fotos con movimiento, de colores vivos, o si no se desea atenuar el contraste en la imagen.

300.000 personas son víctimas de piratas informáticos cada día

¿Estás portegido?

Mejores Antivirus 2019

Protege tu vida digital para poder disfrutar de ella

Mejores VPN 2019

Navega anónimamente y desbloquea contenidos

Mejores Hosting Barato 2019

Crea el sitio web perfecto fácil, seguro y rápido

300.000 personas son víctimas de piratas informáticos cada día

¿Has protegido tu vida digital?