¿Qué es malware?

Actualizado el noviembre 3 2017 | Tiempo de lectura: 7 min

¿Qué es Malware?

El malware hace referencia a un tipo de programa informático cuyo objetivo es infiltrarse en un ordenador sin la autorización del usuario para causar alguna molestia a este último y, en general, para dañar el dispositivo. La palabra malware es un acrónimo que procede del término inglés malicious software, que en español significa software malicioso o código malicioso.

Estos programas pueden producir daños importantes, como la pérdida de información o de archivos, robo de datos personales y contraseñas, problemas de funcionamiento del ordenador, u ocupación de memoria, entre otros. No obstante, estos perjuicios pueden esquivarse si el usuario se hace con algún programa antivirus con excelente protección antimalware.

En la actualidad, los vocablos virus y malware se emplean indistintamente, aunque ésta es, en realidad, una asimilación errónea, ya que malware se refiere a todos los tipos de software con código malicioso que existen, mientras que un virus es un tipo específico de malware. Por tanto, es incorrecto emplear la palabra virus para definir cualquier ataque que sufra una computadora, pues lo preciso es usar malware como término general.

¿Cómo se propaga el malware? Métodos de contagio

Los programas maliciosos pueden atacar un equipo utilizando diferentes plataformas o mecanismos de entrada:

  • Correo electrónico: El malware se instala cuando el usuario accede a un mensaje o abre los archivos adjuntos de un remitente desconocido. En la mayoría de ocasiones, además, estos contenidos no han sido solicitados (spam). Es recomendable, para evitarlo, analizar este tipo de mails con un programa antivirus antes de proceder a su apertura.
  • Navegación por Internet. El contagio se produce cuando las versiones del sistema operativo y sus aplicaciones –como el navegador web– se encuentran obsoletas. Por ello, aquí es aconsejable disponer, en todo momento, de la versión más actualizada del mencionado navegador.
  • Redes P2P. La descarga de archivos en estas redes puede suponer la instalación de un código malicioso en el equipo y, por ello, es una buena opción no hacer uso de ellas para la obtención de contenidos.
  • Sitios web fraudulentos, o bien sitios web legítimos previamente infectados.
  • Redes sociales.
  • Dispositivos USB, CD o DVD contaminados.

¿Cómo protegerse del malware?

La toma continua de precauciones en un ordenador es una cuestión esencial para su correcto funcionamiento y, además de contar con un buen programa de antivirus y un excelente cortafuegos, el usuario puede seguir una serie de consejos para proteger al máximo su computadora:

  • El sistema operativo, el navegador, las aplicaciones y, en definitiva, todo, ha de estar siempre actualizado.
  • El antivirus y el firewall que hemos comentado unas líneas más arriba deben estar configurados para que su actualización sea automática, debido a las nuevas amenazas que pueden surgir cada día.
  • La cuenta de administrador es preferible emplearla tan sólo cuando sea necesario realizar alguna configuración o cuando se quiera instalar nuevo software.
  • El usuario ha de ser precavido a la hora de instalar software desde Internet, o bien en el momento de insertar un dispositivo externo (USB, CD o DVD).
  • Las contraseñas deben poseer un alto nivel de seguridad para evitar que sean robadas.

Consecuencias del malware

¿El ordenador se comporta de manera extraña y ejecuta actividades desconocidas, el procesamiento es lento, se interrumpe la conexión a Internet y aparecen ventanas emergentes? Si tu equipo muestra alguno de estos síntomas, es muy probable que se haya instalado en él algún código malicioso. ¿Cuáles son sus consecuencias?

Cuando un malware infecta un dispositivo, esto puede afectar a la privacidad, ya que al atacante, a través de diferentes mecanismos, le es posible hacerse con las contraseñas del dueño del equipo y, por tanto, lograr el acceso a perfiles y cuentas personales; degradar el rendimiento de la computadora, así como disminuir su capacidad de almacenamiento; e incluso ocasionar pérdidas económicas para el usuario por el robo previo de datos privados como las claves de su cuenta bancaria.

Tipos de malware

Los daños que puede sufrir un ordenador son muy variados, de igual manera que variados son los códigos maliciosos que pueden atacar dicha computadora. A continuación, os presentamos la tipología de los distintos malware existentes:

  • Virus. Programa que se instala en el ordenador sin consentimiento de su usuario y que añade su código a archivos que, al ser ejecutados, logran que el virus tome el control para dañar al equipo.
  • Gusano. Aplicación que se caracteriza por su capacidad de réplica y que, al contrario que los virus, no necesita de un archivo para perjudicar al equipo. Esa replicación, además, se traduce en el consumo de la capacidad de almacenamiento del dispositivo.
  • Troyano. Programa que, cuando es ejecutado involuntariamente por el usuario, permite a un tercero el acceso al sistema infectado, que puede ser controlado remotamente. Generalmente, se halla disfrazado bajo un lema atractivo o inofensivo para que el usuario lo ponga en marcha.
  • Rootkits. Conjunto de programas que se encargan de modificar el sistema operativo con la finalidad de ocultar el verdadero malware que se está empleando por un hacker para acceder al ordenador.
  • Spyware. Software espía encargado de recopilar y/o robar información del propietario de la computadora.
  • Crimeware. Aplicación que engaña al usuario asustándolo para convencerlo, por ejemplo, de que realice un pago con tarjeta. Por poner un caso muy concreto y bastante común, este tipo de malware hace creer, a través de una ventana emergente, que el sistema está infectado y el daño sólo puede arreglarse comprando el antivirus que anuncian en dicha ventana –completamente falso–.
  • Ransomware. Conocido también como secuestrador, es un programa que encripta archivos almacenados en el equipo para hacerlos inaccesibles y poder extorsionar al usuario, quien debe seguir unas instrucciones para la recuperación de la información –instrucciones que, generalmente, pasan por dar alguna contraseña–.
  • Adware. Aplicaciones que proporcionan publicidad inesperada e intrusiva, sin que el usuario las haya solicitado de ningún modo.
  • Keyloggers. Programa que monitoriza, sin que el poseedor del ordenador lo sepa, las pulsaciones que éste realiza en el teclado con el objetivo de hacerse con algún código o clave de seguridad (bancaria por ejemplo).
  • Backdoors. Aplicaciones que, sin consentimiento del usuario, abren una “puerta trasera” en el sistema para que un tercero se introduzca en él.
  • Botnet. Red de ordenadores infectados y controlados por un único hacker que, en numerosas ocasiones, se emplea para hacer envío masivo de spam o atacar entidades afectando su ancho de banda.
  • Riskware. Programas originales –no maliciosos–, pero capaces de poner los datos personales en peligro.
  • Rogue. Aplicación falsa, que anuncia ser algo que realmente no es, con el fin de infectar un ordenador u obtener información personal.

300.000 personas son víctimas de piratas informáticos cada día

¿Estás portegido?

Mejores Antivirus 2019

Protege tu vida digital para poder disfrutar de ella

Mejores VPN 2019

Navega anónimamente y desbloquea contenidos

Mejores Hosting Barato 2019

Crea el sitio web perfecto fácil, seguro y rápido

300.000 personas son víctimas de piratas informáticos cada día

¿Has protegido tu vida digital?