¿Qué es un wearable?

Un wearable es un dispositivo tecnológico que llevamos en nuestro cuerpo en calidad de prenda o complemento de la vestimenta, y que está pensado para facilitar nuestro día a día. La variada tipología de smartwatches que nos enseñan las notificaciones del smartphone, las pulseras que monitorizan nuestro estado de salud o las gafas que nos muestran información delante de nuestra retina son algunos ejemplos.

Estos dispositivos están concebidos para mantenerse siempre encendidos, y así permitir una interacción continua con el usuario y entre éste y dispositivos de otro tipo, como smartphones. Además, hay modelos que se encargan de controlar nuestra actividad, ya que pueden medir el ritmo cardíaco, contar los pasos, etcétera. Muchos de ellos tienen un diseño atractivo e, incluso, acorde con la moda del momento, mientras que otros son más básicos y sencillos.

¿Para qué sirve un wearable? Usos y aplicaciones

Los wearables son una herramienta muy útil para facilitar la vida de sus usuarios, quienes pueden controlar su actividad y sus notificaciones desde estos complementos de moda tecnológicos. Sin embargo, ya hemos advertido de la existencia de diferentes dispositivos (gafas, relojes, pulseras, anillos, zapatillas…), cada uno de los cuales desempeña unas funciones concretas y específicas.

Pulseras, anillos y smartwatches, por ejemplo, son complementos que tienen relevancia en el campo de la salud y el deporte, pues están diseñados, especialmente los dos primeros, para conocer el número de kilómetros recorridos en un día, el ritmo cardíaco o los ciclos del sueño, entre otros. Además, algunas pulseras y relojes inteligentes incluyen la posibilidad de realizar el pago de las compras sin emplear físicamente la tarjeta de crédito.

Las gafas, por su parte, son excepcionales para proyectar contenido delante de la retina, como el correo electrónico, las últimas noticias o el estado del tráfico. Éstas, en muchas ocasiones, también posibilitan la realización de fotos y el grabado de vídeos que, más tarde, pueden verse desde las propias gafas.

Finalmente, también existen otros complementos cuyas aplicaciones son muy dispares. Entre ellos, están las zapatillas de deporte con GPS integrado, los cascos de bomberos que monitorizan los niveles de oxígeno y la temperatura, la ropa de bebé que manda una notificación al smartphone cuando el pequeño tiene fiebre o las sudaderas que incorporan leds para hacer running en calles oscuras.

¿Qué tipos de wearables existen?

La primera distinción que debemos establecer es entre aquellos wearables que únicamente recogen información de otros dispositivos y los que, además de esto, también son capaces de aportarla por sí solos. En el primer caso, se encontrarían, por ejemplo, las pulseras o los anillos, mientras que otros dispositivos, como las gafas inteligentes o los smartwatches, se hallan dentro del segundo tipo mencionado.

Además, según el uso, los wearables pueden clasificarse en:

  • Wearables para el deporte y bienestar: miden la actividad deportiva, las calorías consumidas, los kilómetros recorridos, el ritmo cardíaco, etc.
  • Wearables para la salud: monitorizan variables como la glucosa, la tensión, la presión arterial, el colesterol, etc.
  • Wearables para la industria: proporcionan instrucciones a los empleados y, en consecuencia, hacen más eficientes los procesos. Fujitsu es un ejemplo de empresa que emplea wearables.
  • Wearables para usos militares.
  • Wearables para el entretenimiento y la organización diaria.

Smartwatches

sony smartwatch

Un reloj inteligente es aquel dispositivo que se emplea como complemento ideal al smartphone, ya que permite consultar las notificaciones de éste sin necesidad de sacarlo del bolsillo. Es, además, la categoría de wearables que más está creciendo en los últimos años, no sólo por parte de las compañías que están apostando por ellos, sino también debido al creciente número de usuarios que se sienten interesado en adquirirlos.

Pulseras y anillos

pulsera wearable

Las pulseras inteligentes están básicamente enfocadas al deporte, ya que poseen sensores que se encargan de monitorizar los datos relativos a nuestro ejercicio, como el ritmo cardíaco, las calorías quemadas o los kilómetros realizados. También existen modelos que controlan la calidad de sueño, la alimentación u otros aspectos vinculados con la salud.

Por otro lado, muchos de los anillos son también un complemento al smartphone, pues incluyen una diminuta pantalla o un led que parpadea cuando una notificación llega al teléfono móvil.

Gafas

google glass

Las gafas inteligentes muestran una pantalla justo delante de nuestros ojos en la que podemos desarrollar gran cantidad de acciones cuyo contenido queda proyectado en dicha pantalla, a través de un funcionamiento de reconocimiento por voz. Este campo está dominado por la multinacional Google, con sus Google Glass.

¿Cuál es el futuro de los wearables?

La carrera de los wearables no ha hecho más que empezar y, aunque parece que en los últimos años ha tomado un gran impulso, estas tecnologías todavía han de pasar por un proceso de maduración en el que el crecimiento y la normalización de uso serán los pilares fundamentales. A partir de aquí, las posibilidades para el futuro son casi inimaginables.

Como hemos visto, muchos de ellos funcionan como complemento del smartphone y, tal vez, no sería de extrañar que estas tecnologías fueran afinándose aún mucho más e, incluso, se perfeccionaran hasta el punto de crear audífonos para escuchar las notas de voz o posibilitar la firma con los anillos, por ejemplo.

Por otro lado, hay quienes van todavía más allá y advierten de que el futuro de estos dispositivos pasa por que sean insertados debajo de la piel. Sí, no se trata de una película de ciencia-ficción, leéis bien: debajo de la piel. Es la apuesta de New Deal Design, empresa que diseñó la pulsera Fitbit, desde donde consideran que un chip en la mano o un tatuaje con circuitos integrados podría servirnos para abrir puertas, ser empleado como tarjetas de crédito y/o controlar las constantes vitales.

Los wearables se hallan, por tanto, en una edad muy temprana, pero presentan oportunidades futuras que, en caso de salir adelante, facilitarían enormemente la vida diaria de sus usuarios. La pelea principal va a consistir, quizá, en ir haciéndose con un hueco entre los gustos del público, aunque diversos estudios de mercado auguran un gran éxito para la tecnología “ponible” en los próximos años. ¡Veremos si se cumplen los pronósticos!

Añadir un comentario

Comentarios